Que alguien despierte a Kang-in Lee

Me está decepcionando la temporada de Kang-In Lee. La temporada pasada me enamoró con su fútbol, con su desparpajo, con su personalidad. Su mundial sub 20, en el que fue elegido MVP del torneo, además, hizo que su hype siguiera creciendo. Evidentemente, aquel estado de forma hizo que su nombre estuviera muy presente el pasado verano en materia de rumores. Primero, de salida a otro equipo. Segundo, con sus aspiraciones de renovación.

5e4518533ac07_1581586515.jpeg

Pero esta temporada parece haber dado un paso atrás. No sé si por cansancio, bloqueo mental por no solucionar al 100% su futuro, pero el nivel de la joven estrella surcoreana parece haber bajado de forma considerable. Un futbolista más errático. Un jugador mucho menos determinante con el balón en sus pies. Y un deportista que, pese a que lo que se dijo oficialmente desde el Valencia con el cambio de entrenador, no parece ir de la mano del guión establecido. Cuando se marchó Marcelino, durante la presentación de Celades como entrenador, Anil Murty expresaba el deseo y la decisión del cambio de técnico como un cambio de filosofía en el que, a partir de entonces, se valorarían mucho más a las jóvenes perlas.

Evidentemente, ante este nuevo contexto, la figura de jugadores como Kang-In Lee o Ferran Torres se posicionaban cerca de la pole position para dar un paso adelante en sus respectivas carreras, para tener más protagonismo en la dinámica del equipo. Sí ha ocurrido con Ferran, pero no así con la joven perla asiática. Sí mantiene su enorme poder mediático, pero sus cifras deportivas han caído preocupantemente. Una de las grandes joyas trabajadas durante años en las instalaciones de Paterna que, en cambio, ahora parece estar atravesando un complicado momento que tiende al estancamiento.

Y creo que es importante tenerlo en cuenta también para el chico, quien parece estar pendiente de renovaciones y más temas extradeportivos. ¿Merece la renovación? Quizás ahora mucho menos. Su temporada con el Valencia está siendo decepcionante. Ni es determinante, ni está en su mejor momento. Es la realidad. El reemplazo de técnico no ha supuesto ningún cambio favorable a su rendimiento. Quizás, incluso lo contrario, parece haber perdido protagonismo, porque los minutos que tiene no los aprovecha al cien por cien como debería y como, al mismo tiempo, muchos aficionados esperan. Y es una triste noticia para un jugador que está llamado a hacer grandes cosas con la camiseta del Valencia. El cariño de la grada de Mestalla es claro, pero su temporada no está a la altura de lo que se esperaba.

Si la temporada pasada hizo un meritorio curso deportivo, si la temporada pasada hizo méritos totales para ser uno de los estandartes de este equipo, la cruda realidad para sus intereses es que parece estar lejos de su mejor versión. Hizo un verano extraordinario con su selección, pero ahora ese menor descanso puede estar afectándole en mayor o menor medida. No es desequilibrante, no es tan determinante, y eso es una mala noticia teniendo en cuenta que su potencial es conocido por todos, ya sean conocidos o extraños.

Alguien debería analizar la situación, porque Kang-In Lee parece no estar. Y lo peor de todo, parece que no se le espera a corto plazo. Este año debía ser el de su consagración, el de su paso adelante, pero está lejos de ello. Es una pena, pero Kang-in Lee está decepcionando esta temporada.